La Joven de las Especias

Tilo trabaja en San Francisco, en una pequeña tienda donde, guiada por los consejos de sus especias, encuentra el remedio perfecto para todo el que cruza su puerta. Para que sus poderes funcionen, debe obedecer siempre tres simples, aunque estrictas, reglas –sólo debe utilizar las especias para ayudar a los demás, no debe tocar nunca la piel de otra persona y nunca debe abandonar la tienda.

You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un Comentario

Powered by WordPress