El Mito

Siendo el 221 antes de Cristo, Qin Shihuang, primer Emperador de China, comenzó a edificar una tumba real pese a pretender ser inmortal. Contando con el prodigioso esfuerzo de más de 700.000 obreros forzados, el mausoleo se finalizó en 37 años. La leyenda establece que para asegurar el más absoluto secreto, todos cuantos trabajaron en el proyecto fueron enterrados en vida junto al Emperador difunto. No hubo supervivientes.

You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un Comentario

Powered by WordPress