A solas con ella


A través de las imágenes mostradas por un avanzado sistema de videovigilancia descubrimos que Amy, una encantadora y solitaria aspirante a actriz, es espiada sin descanso por Doug. Tras un largo período de observación, el acosador ha recabado información sobre los gustos y personalidad de la chica y con ello pretende conquistar su corazón gracias también a la escenificación de una serie de “encuentros casuales”. Al conocer a Doug, Amy resulta gratamente impresionada por lo mucho que tienen en común, sin embargo, hay algo perturbador en la personalidad del chico que hace que aún mantenga reticencias hacia él. Poco a poco, las “casualidades” se van sucediendo y el protagonista se va acercando cada vez más a su inocente víctima.
El voyeurismo siempre ha demostrado ser un instrumento eficaz como motor narrativo en el género de suspense, como bien sabían Alfred Hitchcock y Michael Powell cuando dirigieron La Ventana Indiscreta y el Fotógrafo del Pánico respectivamente.

You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un Comentario

Powered by WordPress